Los talleres mecánicos no quieren que veas este vídeo… ¡pero te ahorrarás muchísimo dinero!

Ser dueño de un auto te da una sensación maravillosa. Puedes ir donde quieras en cualquier momento y tener libertad total, pero esa sensación puede salir volando por la ventana cuando debes gastar un enorme paquete de efectivo en reparaciones inesperadas. ¿Alguna vez te ha sucedido? Entras en el centro comercial y aparcas tu auto. Luego de un par de horas de alegres compras, sales al aparcamiento sólo para descubrir que alguien ha golpeado la puerta de tu auto con un carrito de compras.

¡¿Cuán frustrante es eso?! Y ahora debes ir al taller para hacerlo reparar. La reparación de autos no es barata, y debes dejar tu auto para que lo reparen, sin importar cuanto suba la cuota del seguro del auto. Incluso tratándose de pequeños rasguños y abolladuras, tu billetera recibe un buen mordisco. ¿O no?

Acabo de encontrar este asombroso video que muestra cómo reparar pequeños rasguños y bollos con un par de productos baratos y hogareños. Honestamente, me dejó con la boca abierta. Primero, nuestro héroe usa un secador de pelo para calentar el bollo, y luego usa un aerosol de aire comprimido (puedes encontrarlos en una tienda de productos de oficina por poco dinero) invertido, lo que causa que sople aire súper frío. Es cuestión de expansión y contracción, y causa que el bollo en tu amado automóvil desaparezca.

La mejor parte es que el video completo dura menos de 30 segundos. ¡Es tan rápido y fácil! No puedo creer la cantidad de tiempo y dinero que hubiese ahorrado si hubiera conocido este truco. Échale un vistazo… y la próxima vez que alguien abra una puerta contra tu auto, o reciba un golpe, ¡prueba este truco y deja la billetera en tu bolsillo! Y como siempre, ¡no olvides compartir este asombroso truco con familia y amigos!

Pulsa X para seguir

Pulsa Me Gusta