Ella tomaba un vaso de bicarbonato todos los días. Un mes después su cuerpo era irreconocible.

El bicarbonato de sodio es un producto tan versátil que jamás podrías imaginar todos los usos que tiene. ¿Existe un ingrediente que pueda ser útil para casi todo? De verdad nos cuesta creer que algo como eso pueda pasar, pero ese es el caso del bicarbonato de sodio.

Además de ser económico, el bicarbonato de sodio recorre una amplia gama de problemas de salud para hacer un pequeño aporte en cada uno de ellos. Y esto es algo conocido en muchos lugares, ya que cada vez más gente en todo el mundo lo utiliza.

Entre muchos de sus utilidades encontramos los resfríos, la higiene bucal y los desodorantes. También ayuda con la diarrea, la acidez estomacal, intoxicación por fármacos y la úlcera péptica.

También aporta beneficios a la piel liberándola de pruritos y devolviéndole la salud y el brillo.

El sodio del bicarbonato ayuda a prevenir la hiperpotasemia, las infecciones en el tracto urinario y los cálculos renales.

El bicarbonato de sodio alivia los dolores musculares después de un ejercicio intenso. Diluya una cucharadita en un vaso con agua y bébalo, ayudará con las molestias.

Otro uso, orientando a la cosmética, tiene que ver con la eliminación de la suciedad y los hongos de la uñas. Mezcle 3 cucharadas de bicarbonato de sodio con un poco de sal, aceite de menta y un poco de agua y luego con un cepillo de uñas, cepille enérgicamente.

Pulsa X para seguir

Pulsa Me Gusta