Si una ‘pareja’ pudiera ver lo que acompaña a ellos durante el acto de adulterio, tendría esa reacción…

El principal plato que el diablo usa para destruir una familia es la traición conyugal, pero él no es bobo, antes él sonda la postura del esposo y la esposa de uno para con el otro, él estudia tranquilamente cuál es la carnada más certera para atraer sin Error a su presa.

Comienza generando peleas y el alejamiento íntimo de los cónyuges, después él crea situaciones en que la convivencia se hace difícil al insoportable, crea una nube de opresión y la intriga donde la esposa pierde la admiración por el marido y este se queda indiferente Sus responsabilidades.

Cuando este escenario está montado, el gran autor de las mentiras reenvía sus manjares en forma de atractivas mujeres y hombres atentos, en realidad estas piezas son ilusorias, lo que los hace interesante es la carencia por no tener en el matrimonio en el que el socio debe proporcionar, entonces se inicia el proceso de destrucción de la familia.

Todo es una gran ilusión, todos tenemos problemas, la vida de nadie es perfecta, lo más importante es saber que el diablo usa las armas que él tiene en sus manos, y él invierte en pareja esperando quién va a caer primero.

Un matrimonio es una decisión muy seria, personas no son desechables, pasa-tiempo o escape de problemas. Sólo una pequeña brecha para que el diablo cause un agujero en su vida.

Si usted siente el deseo de traicionar, la culpa no es del diablo, es tuya, sólo usó lo que usted le regaló a él y se metió con el deseo que usted ya guardaba dentro de ti.

Es un desvío de carácter, todos nosotros estamos antetodo de pasar por eso, la diferencia está en que cada uno va a hacer con la situación.

Un Espíritu débil no tiene fuerzas para luchar con la carne llena de voluntades y una mente encubierta con mentiras que satanás ha lanzado.

Todo lo que usted necesita para ser feliz, está en su casa, no se engañe.

SUJETESE A Dios y el diablo huirá de ti.

 

Pulsa X para seguir

Pulsa Me Gusta